Seguimos conociendo fanáticos del River por el planeta. Esta vez bien cerca, cruzando apenas las cumbres más altas de América, en nuestro vecino país de Chile. Allí entrevistamos a Carlos Fuente, integrante de una filial de River del millonario.

¿Cómo surgió tu pasión por River?

Mi pasión es de toda la vida. Muchos me han preguntado cómo me hice del Millo siendo chileno, realmente no recuerdo cómo fue, pero desde que tengo uso de razón mi pasión ha sido por estos colores.

¿En qué parte de Chile se encuentra la filial?

La filial se encuentra en Santiago de Chile, Barrio Bellavista. Es un lugar bastante central, a unas 8 cuadras de Plaza Italia.

¿Cómo se viven los partidos en la filial?

Cada vez que juega River sacamos un anunció un par de días antes y lo colgamos en las redes. Todos los partidos nos juntamos. En promedio llegan 20 a 50 personas, dependiendo obviamente del laburo de cada uno. Generalmente después hacemos actividades, por ejemplo esté sábado tenemos un partido de fútbol entre nosotros y posterior un asado a la canasta.

¿Cómo hacen para ir a ver a River?

Tenemos mucho contacto con las filiales de Mendoza. Por razones económicas nos vamos turnando para ir al Monumental. Ahora van a ir tres chicos a la Recopa,  fuimos más de cinco que estuvimos presentes en la fiesta del campeón en Madrid y estamos pensando en ir a San Luis para la Copa Argentina en Julio.

¿Qué actividades se hacen en la filial?

Casi siempre hacemos actividades para ver los partidos, ya sea rifas de remeras, asados o partidos. Tenemos actividad este sábado 4 de Mayo; ya comenzamos a armar todo lo que tiene que ver con el cumple de River, tenemos casi todo listo, pero no te puedo contar bien porque es sorpresa.

¿Qué proyectos tienen para el futuro?

La filial fue oficial, hace un tiempo dejamos de serlo. En el futuro nos gustaría volver a serlo y ahora estamos a unos pasos de lograrlo.

¿Cómo fue el recibimiento y la previa de River contra Palestino?

Nos comenzamos a movilizar con un mes de antelación al partido para ver si podíamos entrar cosas al estadio. El tema de las canchas acá en Chile es muy jodido. Acudimos a todas las instancias legales para poder hacer algo, pero no tuvimos los permisos.

Después hicimos un trabajo enorme de coordinación y ayuda para la gente que venía de afuera. Para ayudarla, mantenerla en contacto y protegida. Ese día martes fuimos a recibirlos al hotel y luego fue fiesta en la sede. El día del partido armamos carnaval todo el día con banderazo incluido. Tuvimos que tomar muchos recaudos, hubo mucha presencia policial por las amenazas de la Garra Blanca. Pero armamos fiesta igual; salieron 6 buses desde la filial, 3 que venían de Mendoza, 1 de Buenos Aires, y de acá 2 con chilenos.

¿Cómo se vivió  el partido y la previa?

El partido contra Palestino fue una fiesta. Creo que hubo 5000 personas, llenamos la tribuna visitante. La previa comenzó a las 9AM, nos juntamos en la sede, y la gente pudo sacarse fotos con las réplicas de la Copa Libertadores y Supercopa. Cerca de las 12AM armamos banderazo fuera de la sede y a las 15 partimos para estadio, entramos cerca de las 16 y el partido en sí fue un trámite fácil, River sabe jugar estos partidos mejor que nadie.

 

Edición Nº 412