Seguimos conociendo fanáticos por el mundo, esta vez en Estados Unidos. Comunidad River conversó con el responsable de la filial de River en Miami, Florida, Fabio Flores.

¿Cómo surgió tu pasión por River?

Mi pasión por River surge desde que tengo recuerdos, yo nací a dos cuadras del Monumental, en Libertador y Roosevelt.  Ahí viví hasta los 6 años, en esa época mi papá me llevaba siempre a la cancha.

A los 17 años me vine a vivir a Miami. Al principio me aleje del club porque estaba enfocado en el trabajo. Más tarde en mi vida, volví a interesarme por el club y  descubrí que había una filial. Ahora soy fanático enfermo mal, lo sigo a todos lados y viajo para verlo mientras pueda.

¿En qué parte de Miami se encuentra la filial?

La filial primero se encontraba en el restaurant Manolo. Ahí estuvo por dos años. Ahora la tenemos en un complejo de canchitas de futbol que se llama Stadio Soccer y se ubica en la 751 Northwest de la calle 75 en Miami. Ahí nos juntamos para cualquier tipo de evento.

¿Hace cuánto tiempo que existe?

La filial nació en agosto del 2014; un grupo de chicos se juntaban en Manolo, un barcito que había en la 7 y Washington a ver los partidos. Al principio eran cuatro, después se fue sumando gente y surgió la idea de armar una filial.

¿Cómo fue que ingresaste?

A fines del 2014 caí por primera vez a la filial. Hace no mucho tiempo que existía y me fui metiendo de a poco. Más que nada ayudaba en lo que se necesite; inflando globos, colgando banderas.

De a poco empecé a viajar por River y eso me llevo a meterme más de lleno. Cuando entre había una comisión más o menos armada. Al poco tiempo, empezamos a darle para adelante con el objetivo de hacerla una filial oficial.

Para oficializarla se necesitaba establecer una estructura bien armada. En el 2015 se hizo la votación y fui elegido presidente.  Hoy en día la filial tiene 200 socios activos.

¿Cómo se viven los partidos en la filial?

Nos juntamos siempre que juegue River. En los partidos normales solemos ser 50 personas y en los decisivos viene alrededor de 100/150 personas. Los días de partidos tratamos de hacer asado o dependiendo la hora tomar un mate con facturas para que la gente se sienta cerca de Argentina. Por ser Miami, pasa que muchas veces que vienen turistas a ver los partidos con nosotros

¿Cuál fue el último partido que viste en vivo?

La última vez que vi a River en vivo fue en Dubái, cuando jugamos contra el Al Ahin. Esto sucedió después de ver a River en Madrid. De la filial fuimos aproximadamente 70 personas y muchos nos quedamos un tiempo y nos fuimos a Dubái.

La pasada Copa Libertadores fui a todos los partidos, no me perdí uno, Ni de local ni de visitante.

Este año no pude viajar. Me mató que en  los primeros partidos no hubo público local. Ahora estoy pensando en ir a verlo a Chile. Para la Recopa en Brasil también estamos intentando de ir y vamos a hacer evento para que la gente se sume.

¿Qué actividades tiene la filial?

Tenemos la suerte de que a Miami siempre vienen ex jugadores y técnicos. En el último tiempo por la filial pasaron personalidades como el Burrito Ortega, Driussi, Cavenaghi, Pisculichi y también muchos dirigentes que eligen vacacionar acá en Miami. Muchas veces nos escriben para ver los partidos porque acá es difícil tener la transmisión y nosotros la tenemos.

También, cuando vienen estos grandes ídolos hacemos un evento para homenajearlos.

Otra cosa que hacemos es eventos en los que juntamos plata, ropa, botines y lo que la gente pueda aportar para darle a la gente que más lo necesita. Muchos chicos de la filial llevaron todo esto recaudado a una escuelita rural en Salta.

Otra cosa que sucede a veces es que en las canchitas hacemos campeonatos de futbol con otras filiales de acá; los llamamos mundialitos.

¿Cómo son las pretemporadas de River en Miami?

Las pretemporadas de River son lo mejor. Muchas veces cuando vienen los vamos a ver al hotel. Ya son cinco pretemporadas de River que vienen a Miami y Orlando, y creo que es porque los jugadores se sienten más tranquilos ya que no hay tanta gente dando vueltas. Con muchos jugadores tenemos la posibilidad de tomar mate y charlar en los hoteles. Con algunos hemos establecidos vínculos; Cuando viene les damos una mano en lo que necesiten, les mostramos lugares donde pueden comprar lo que necesiten. Entonces se ha creado muy buena onda, medio que nos conocen.

La gente se vuelve loca, podemos ver los entrenamientos, amistosos y demás. Nos encantaría que sigan viniendo; sé que este año con el tema del dólar y la economía argentina se les complicó, pero si Dios quiere en junio por ahí vuelven y estaría buenísimo.

 

Edición Nº 525