Un 14 de diciembre de 1986, los Millonarios con gol del uruguayo Antonio Alzamendi se alzaban con el trofeo que consagraba al mejor equipo del mundo.

Ese día, en Japón nos enfrentámos al Steaua de Boucarest que se había coronado campeón de Europa, al derrotar por penales al Barcelona de España.

River llegó a disputar el torneo después de ganarle al América de Cali y obtener por primera vez la Copa Libertadores de América.

Edición Nº 597