Casi veinte años atrás, un 1° de agosto de 1999, el ídolo uruguayo se despedía de River en un partido homenaje con el Monumental colmado.

El partido de despedida fue un amistoso con Peñarol que terminó por 4 a 0 a favor de River con goles de Francescoli (padre e hijo) y el ídolo chileno, Marcelo Salas.

Edición Nº 448