Comunidad River entrevistó a Nicolás Arno unos días antes de que el equipo de Hockey sobre patines saliera campeón del torneo Metropolitano. El “Chino”, nos contó sobre su vida, el deporte en general y cómo es jugar en River.

¿Qué nos podés contar del hockey sobre patines?

Es un deporte muy dinámico. Acá, en CABA, es rarísimo decir que jugás al hockey sobre patines, pero en Mendoza y San Juan, es re conocido, re competitivo, es más profesional.

En Buenos Aires es amateur, algún que otro jugador se dedica a esto más profesionalmente pero prácticamente ninguno, todos necesitan trabajar de otra cosa, además de jugar.

El equipo está compuesto por 4 jugadores y 1 arquero y hay la misma cantidad en el banco.

La gente que no conoce el deporte, por más que no entienda las reglas, cuando lo va a ver, le gusta, es muy parecido, tácticamente al futsal o al básquet.

¿Cómo y cuándo empezaste a jugar?

Jugué toda la vida en Harrods. Vine a River dos años, cuando me quedé sin equipo allá, sin categoría. Cuando pude volver a mi club, volví. Recién este año estoy jugando otra vez en River.

Empecé a jugar a los 5 años, por mi hermano, que ya no juega, pero cuando íbamos al club el patinaba, entonces me metí con él.

¿Además del hockey a qué te dedicás?

Soy periodista deportivo, estudié es DeporTEA, pero no ejerzo nada relacionado con eso. Ahora estoy haciendo el profesorado de Educación Física y trabajo en ventas. A partir de este año, el técnico de la primera me dijo si quería empezar a ayudar a los nenes más chicos, en la escuelita y estoy viniendo dos veces por semana, una hora a hacer eso; hacerlo es algo que me re apasiona, es la primera vez que lo hago regularmente  y me re gusta, me re copa.

¿Cómo es la experiencia de jugar en River? ¿Distinta a la de tu otro club?

En hockey es más o menos lo mismo porque acá en Capital el deporte no es muy conocido, no lo sigue mucha gente. Sí tuve la experiencia de viajar a los Campeonatos Argentinos, que son competencias nacionales. Fuimos a jugar a Mendoza, con la ropa de River. En ese momento había salido la remera violeta y fuimos con ella; para todos era re novedoso. Ahí sí, la gente le da más bola. En el torneo local somos un equipo más.

La experiencia no es muy diferente porque la Primera de River hace 49 años que no sale campeón en la categoría. Pero bueno, yo soy hincha de River para esto es como un sueño.

Ahora en el torneo, estamos primeros y falta una fecha para que termine el torneo. Ojalá que se dé lo que todos queremos. Últimamente hay un poco más de repercusión, se está viendo un poco más el tema de la Primera y eso está re copado. Hace un par de meses que va bastante gente y está muy bueno: está habiendo bombos, pirotecnia, que no es lo habitual y está buenísimo.

¿Cómo está la infraestructura del club para practicar y para competir?

Al tener una cancha que no techada, las condiciones climáticas nos afectan mucho, si llueve no se puede jugar, se suspenden los entrenamientos y se suspenden los partidos y eso nos perjudica a nosotros y a los chicos de inferiores. También pasa que pega el sol de lleno, la lluvia desgasta las baldosas… Hace bastante tiempo que se quiere poner un techo. Siempre quedó medio en la nada y es una lástima porque dada la importancia del club, estaría bueno que tenga cancha techada. Es un punto a mejorar, pero es algo re difícil de hacer, una obra así debe salir cara, no sé si se puede hacer por las dimensiones, al lado hay otras canchas donde juegan handball… Pero el punto a mejorar sería ese.

Ahora a los jugadores de primera les están dando los palos para jugar, que es algo que se rompe y es caro; material, bochas, conos y esas cosas, no nos faltan.

Entrenamos 3 veces por semana: lunes, martes y jueves. Tenemos un profe que a la vez es jugador de la primera; el técnico es un gran entrenador, una persona que jugó en Europa y sabe mucho, así que en ese aspecto todo bárbaro.

Al hockey sobre patines en Argentina ¿cómo lo ves?

Argentina es una potencia. En este último Mundial, no, pero el anterior salió campeón del mundo. La potencia máxima es España y después viene nuestro país.

En Europa, por un tema de presupuestos es más profesional.

En San Juan tengo entendido que es profesional para todos los equipos. Si bien los jugadores tienen otros trabajos, lo profesionalizan al máximo. Allá la competencia, en comparación con Buenos Aires, es diferente. Acá la organización no es muy buena. Para darte un ejemplo, ahora estamos por jugar la primera fecha del segundo torneo sin que termine el primero, es algo medio loco. Ha habido muchas veces paro de árbitros y no se puede jugar.  Si a tu equipo le va mal y se queda afuera del playoff o del final four, se le termina el año muy rápido: te puede pasar que en octubre dejás de jugar y no volvés hasta marzo del año siguiente. En el interior eso no pasa, hay millones de torneos, millones de equipos, si vas a la escuelita, hay 60 nenes patinando, acá no. Allá es más cultural.

¿Hay algo más que quieras agregar?

Todos los nenes y padres que quieran, están súper invitados a venir los martes jueves 17.30 o 18.30 a patinar. Este es un deporte que es para toda la vida, generalmente se arranca de chiquitos porque el tema del patín es una complicación y después es un deporte de por vida. Son muy pocos los que dejan y los que lo hacen siempre están metidos en algo relacionado. No somos gran cantidad de jugadores en capital, pero es un ambiente muy familiar, es casi seguro que si empezás, no lo dejás.

 

 

Edición Nº 474