Hace unos días atrás, Comunidad River se encontró la primera división de Fútbol Femenino de River, mientras el equipo merendaba en la confitería del Club, después del entrenamiento.  Luego de la pretemporada, en septiembre comienza el torneo local de la AFA.

Nicole Álvarez nos contó, en esta entrevista, cómo se vive el fútbol femenino en el Club.

¿Hace cuánto jugás al fútbol?

Desde los 6 años y ahora tengo 19, así que hace 13 años.

¿Siempre en River?

No, estoy en el club hace 4 años

¿Cómo llegaste al club?

Estaba jugando en un torneo en San Isidro y justo estaba el técnico y me ofreció venir a jugar acá y obviamente dije que sí.

¿Cómo elegiste este deporte?

Desde siempre lo jugué. Tengo muchos primos y era lo único que podíamos compartir juntos.

Además de entrenar y compartir ¿Hacés otra cosa?

Tengo un trabajo part-time. No tenemos mucho tiempo para hacer cosas extra.

¿Cómo es la experiencia de jugar al fútbol en River?

Es hermoso, es algo que no tiene comparación.. Aun así es complicado. El fútbol femenino en general es complicado, no se le da mucha bola. Ahora nos sacamos fotos con las camisetas nuevas y tuvimos un poco mas de repercusión. A la Selección tampoco se le da mucha bola y la verdad es que entrenamos igual que los chicos, pero bueno… vivimos en un mundo muy machista.

¿Cómo es el día a día del entrenamiento?

Entrenamos todos los días en el gimnasio y después practicamos la parte táctica. A veces hacemos amistosos con chicos o con otras chicas.

¿Qué está haciendo el equipo ahora?

Ahora estamos en pre-temporada y en septiembre empieza el torneo de AFA. Competimos y si salimos campeonas, viajamos a la Libertadores.

¿Qué torneo jugaron anteriormente? ¿Cuáles fueron los resultados?

Jugamos la Copa de Oro y perdimos en semifinales contra la UAI Urquiza.

¿Qué le hace falta al club para que el deporte pueda desarrollarse más?

Tendrían que darnos más importancia. Nosotras trabajamos igual que la Primera Masculina, venimos todos los días… pero nosotras tenemos que trabajar y estudiar, no podemos vivir de esto y no se valora nuestro esfuerzo.

 

 

Edición Nº 525