Nacido en la Ciudad de Buenos Aires hace 52 años, el director técnico de básquet del millonario conversó con Comunidad River.

¿Cómo comenzaste a jugar al Básquet?

A los 5 años me fui a vivir a Misiones donde comencé a jugar en el club Siglo 21 de Puerto Rico, allí viví hasta los 13 años cuando me reclutó Independiente de Avellaneda, ahí me vine a vivir Buenos Aires donde jugué hasta el año 84 y formé parte de la Selección de CABA y la Preselección Argentina. A los 18 comencé a desempeñarme como monitor (asistente de mini básquet) en el club Defensores de Banfield donde estuve 5 años, y luego otros 5 en el country de Banfield, ya que era de la zona. Mientras, seguí jugando en Independiente compitiendo en la Liga Nacional hasta que me rompí la rodilla y no pude jugar más a nivel profesional.  Luego hice el curso de entrenador y el profesorado de educación física. En el 95 comencé a dirigir en River y ya hace 25 años que estoy acá.

¿Qué tiene de diferente dirigir en River?

En principio soy hincha de River, entonces siempre fue un objetivo como profesional y un orgullo como hincha de River haber sido contratado por la institución. Los primeros meses y años me sorprendieron como institución por el trato a los empleados, por las comodidades, beneficios y posibilidades que se te brindan.

¿Cómo está el Básquet en River?

Estos 25 años me tocó ver un River con objetivos a largo plazo, sin apoyo institucional, jugando en Liga Nacional. Hace ocho años que el panorama es distinto ya que tenemos una filosofía mucho más organizada, ida y vuelta con los dirigentes, y los logros se van dando, ya que estamos muy bien en divisiones inferiores porque estamos en el nivel 1 y primeros en la tabla general.

En primera hay muchos factores a tener en cuenta: hace 4 o 5 años que venimos jugando el Torneo Federal, con un presupuesto medianamente acomodado y con 30% o 40% de chicos de las inferiores.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de este deporte en el Club?

La primera ventaja es que los chicos estén haciendo un deporte en vez de estar en la calle, nos gusta que apoye la familia.

Las desventajas pasan más por la situación del país, ya que un par de zapatillas es caro, igual que la indumentaria y el traslado.

La institución brinda igualmente cosas muy importantes como que siempre este todo para que se pueda desarrollar la actividad. También, el grupo de psicólogos del plantel profesional de fútbol nos dan una mano continuamente, los nutricionistas, los médicos.

¿Cuál es el potencial de River en este deporte?

Yo creo que no es una carrera de 100 mts., sino que es una maratón. Acá hablamos de camadas, como el sub13 del año pasado que salieron campeones y estuvieron en el podio a nivel nacional. Hoy 2 integrantes de ese equipo están en la Selección Nacional. Los sub 15 fueron subcampeones de Febamba. Me parece que de acá a 5 o 6 años hay un gran potencial cuando se den los frutos del gran trabajo que se está haciendo en las inferiores.

De acá a 2 o 3 años apuntamos también a tener un plantel integro de chicos salidos de las inferiores; eso sería óptimo.  Ahora hay muchos chicos salidos del Club que se han ido porque hay como un embudo que se genera por clubes que pagan más o están en más altas competencias.

¿Cómo está ubicado River en comparación a otros clubes?

Me parece muy coherente la línea que baja de parte de los directivos y entrenadores que le hacemos entender a los jugadores.  Hoy en día hay clubes que en 2 o 3 años logran tener una gran primera y ganan campeonatos como por ejemplo San Lorenzo.  Muchos de estos clubes, a los dos años vuelven a desaparecer del básquet. Volviendo a San Lorenzo, el año pasado presentaron unas inferiores con 50 a 70% de jugadores salidos de otros clubes.

Para concluir, River quizás no tiene la mejor primera, pero si tiene una gran infraestructura que genera jugadores de calidad. Son pasos cortos pero seguros que te generan mantenerte, estar.

Vos hablas hoy de inferiores de River en básquet y ves unas camadas que están buenas. SI los chicos responden y tienen progreso no nos parece tan importante las incorporaciones.

¿Cuáles son las perspectivas para este año?

La vara la tenemos alta, el año pasado fue muy bueno.  Las inferiores se ubicaron muy bien. Los sub13, campeones; los sub15, subcampeones; los sub17 llegaron a semis; los sub19, también; el sub 23 salió subcampeón, ya que perdimos con Obras que tiene un equipo netamente reclutado, profesional, con vivienda, representantes. En 1ra de Conferencia perdimos con Wilde que terminó saliendo campeón.

Volviendo a este año, si bien no tenemos ninguna presión de salir campeones, poder jugar los torneos nacionales con un par de categorías sería un buen objetivo para mejorar el del año pasado. Que las inferiores puedan jugar estos torneos es subir la vara y subir un escalón más.

¿Qué les aporta a los jóvenes la práctica de este deporte?

Mira, yo tengo 52 años y juego al básquet desde los 4. A mí me enseñó un montón de cosas el básquet: el compañerismo, la solidaridad, el sentido de pertenencia.

Te voy a contar algo, hace 4 o 5 años, con Agustín Baj, generamos la ropa de entrenamiento de los chicos. Pedimos colaboración a los dirigentes con algún camperón y los chicos tienen la posibilidad de vender una rifa que de hacerla tienen su ropa de entrenamiento gratuita para todo el año. Para mí eso genera un sentido de pertenencia ya que tienen que hacer algo para conseguir lo que deseen. Para los chicos de hoy todo es fácil, y en la vida no es así. A mí me podes llegar a ver arreglando algo y no porque la gente de mantenimiento no lo haga, sino porque queremos al Club como si fuera nuestra casa. Lo hacemos porque nos gusta, porque laburamos en el número 1 y queremos que sea así.

Entonces retomando, a mí el básquet me dio muchas cosas y queremos que los chicos aprendan a quererlo como lo queremos todos los del staff de entrenadores. Los chicos lo van entendiendo enseguida con los viajes, los torneos, la convivencia.

 

Edición Nº 647