Entrevistamos a Adrián Portela jugador de Liga de Honor y ex jugador de la Selección Nacional y a Santiago Giovagnola, arquero de juniors, Liga de Honor y jugador actual del Seleccionado. Nos contaron un poco de sus experiencias en handball: cómo llegaron al deporte, cómo es jugar en River y qué creen que le falta al club para explotar al máximo este deporte.

¿Hace cuánto juegan al handball?

Adrián: En el club estoy desde el 2000, aproximadamente y que juego al handball hace un par de años más: arranqué en el colegio y por intermedio de mi hermano, y del “Roña”, (otro jugador del equipo), vine para el club, así que ya hace 18 años que estoy en River.

Santi: Mi historia es media loca: yo jugaba al fútbol y cuando venía a ver a mi hermano me mandaban al arco  porque era una posición que nadie quería ocupar y se lesionó un compañero nuestro, que ahora está jugando afuera y me dijeron si me animaba a atajar y así empecé. Hará 8, 9 años que ocupo la posición.

Siempre me pregunto cómo alguien llega a ser arquero, porque cuando jugamos a algo es la posición que nadie quiere ocupar, jaja.

Santi: Jaja, si, dicen que es la posición del loco, no se… Me gustaba y no tenía problema con los pelotazos. Como te dije, mi compañero se lesionó porque se cayó de la cama y me dijeron si me animaba a atajar contra Ballester y ahí arrancó todo, el ambiente de fútbol mucho no me gustaba y acá empecé mejor con los chicos, con los que veníamos al colegio del club y me fui metiendo  ahí estamos, en el arco.

Entonces, no elegiste el handball, te eligieron.

Santi: Mas o menos, si, jaja.

Y vos, Adrián ¿cómo elegiste el deporte?

Adri: Yo, en su gran mayoría, seguía a mi hermano en todos los deportes. En el colegio jugábamos al handball así que lo seguí a él y después vino al club y un tiempo después vine yo. Después cada uno hizo su carrera y es un deporte que me encanta.

Además del Handball ¿A qué se dedican?

Santi: Yo por ahora estoy entrenando nada más, en River y en la Selección, no estoy estudiando ni trabajando, por suerte mis viejos me ayudan en esa parte.

Adri: Yo tengo gimnasios en zona oeste, así que estoy relacionado al deporte pero desde otra óptica.

¿Cómo es la experiencia de jugar en River?

Adri: Para mí, después de tanto tiempo, haber llegado al club es algo increíble. Yo no soy de cercanías al club, ni vine al colegio pero es mi segunda casa, me parece que en cuanto a este deporte, al deporte que hacemos, es el club más grande no va a haber otro club más importante, por eso seguimos en el club y lo defendemos de la manera en que lo defendemos. Me encanta venir, tengo un montón de amigos conocidos, gente con la que vas creciendo en el día a día y eso al final es lo más importante.

Santi: Como dijo Adri, el club es nuestra segunda casa, yo estoy acá desde segundo grado que vengo al colegio. Estoy siempre en el club, no hay nada más lindo que defender estos colores, más con amigos: por suerte en esta camada de River me toca compartir con muchos.

¿Cómo ven al handball en el club?

Adri: Hoy estamos en una etapa de transición donde tenés jugadores muy jóvenes que van a tener su máxima expresión dentro de 4, 5 años, cuando tengas más años de experiencia en Liga de Honor y después tenés 2 o 3 jugadores que tienen experiencia, que están en su última etapa, pero hay una brecha muy importante, de 10 años, que eso adentro de la cancha se nota. Creo que eso es lo que nos hace no estar en los primeros puestos. Pero creo que hay jóvenes para que en un futuro se hagan cosas importantes. Como te digo, estamos en una etapa de recambio que se inició hace ya tres años y es importante estar en estos momentos para que los más chicos vean, aprendan y puedan dar sus primeros pasos en el deporte y no se lleven una mala experiencia y no se lleven un golpe por delante.

Cuando yo empecé a jugar, me tocó estar en la mejor época del club, donde se ganaba todo. Yo no tenía un rol tan importante como el que tengo hoy por la edad que tengo. Yo creo que ellos, seguramente, dentro de 4, 5 años, van a empezar a ganar cosas y lo van a sentir. A mí me tocó ganar un montón de cosas al principio y hoy no se está dando, pero son momentos y hay que entenderlo de esa manera.

Santi: Se nota que somos chicos jóvenes y que nos faltan esos años de madurez para cerrar los partidos, pero creo que eso a la larga se va a poder lograr. Él vivió la época donde se ganaba todo y nosotros de a poquito estamos teniendo partidos buenos, a veces malos… En algunos años vamos a lograr buenas cosas.

¿Cómo ven al handball en Argentina?

Adri: El deporte, a nivel nacional, está creciendo. Todos los años, la Federación Metropolitana, aumenta la cantidad de jugadores pero eso tiene que ir acompañado de un montón de políticas a nivel país: fomentar el deporte, difundirlo, mejorar la infraestructura… A mí me tocó estar en la selección en un momento donde se lograron cosas y todos esos empujes que se logran a través de resultados, los tiene que acompañar la Confederación. Yo hoy todavía tengo una visión de jugador, de que quiero que las cosas salgan bien, que al equipo y al club les vaya bien, de que el deporte a nivel nacional crezca, pero obviamente las políticas y las decisiones no las tengo que tomar yo. El handball está creciendo pero se necesita infraestructura, que mejoren los gimnasios… eso tiene todo un costo y mucha gente, muchas veces no quiere apostar. Pasó con el Básquet y con el Voley, estaban en una situación parecida: llegaron algunas personas que aportaron y creció un montón. Hoy, yo lo veo un poco lejano en el handball pero no perdemos la esperanza.

Santi: Desde mi punto de vista, el deporte creció. Hoy ponés un canal de televisión y están pasando un partido de handball, antes no veías un video ni por YouTube y esas cosas suman.

Adri: Está creciendo, Santi está viviendo una época donde hay mayor difusión pero todo eso se tiene que acompañar. Si el día de mañana no hay más difusión, es retroceder y la realidad es que lo que importa son las políticas del país a nivel deportivo: si vos querés que el país crezca tenés que fomentar y meterle una inyección al deporte, es la única manera, no queda otra.

Yo hablo del handball porque es el deporte que hago, pero ojalá que pase en todos los deportes.

¿Cómo fue tu experiencia en la Selección? ¿Cómo llegaste a ella?

Adri: En el 2012 fueron mis primeros torneos oficiales, en el 2010 fueron mis primeros entrenamientos. Me citó Dady Gallardo. La Selección es algo increíble, por un montón de cuestiones, porque formas parte de un grupo, conocés a un montón de personas, pasás momentos buenos, malos… A mí me tocó disfrutar de algunos eventos como un Mundial o un Juego Olímpico, eso es algo que te marca para toda la vida, hasta me resulta difícil expresar lo que siento para que alguien que no lo vivió lo entienda, me cuesta ponerlo en palabras.

La etapa de la Selección fue increíble, conocí mucha gente que fueron rivales y hoy son amigos y  el esfuerzo y la dedicación son fundamentales para lograr esas cosas. Hay que plantearse objetivos, metas y hacer lo posible para cumplirlos.

Santi ¿Vos estás ahora en la Selección?

En el 2013 me llamaron, viví un proceso de dos años y en el 2017 quedé convocado para el Panamericano de Chile. Ese torneo dio tres plazas al Mundial que fue en Georgia y fue una experiencia única. Ahora nos estamos preparando para el Panamericano del año que viene.

¿Ahora qué torneo están jugando y cómo les está yendo?

Adri: Actualmente estamos jugando el Torneo Clausura, van cinco fechas. Estamos a mitad de tabla, ganamos dos partidos y perdimos tres, de los cuales yo creo que un solo partido podríamos haberlo ganado; los otros dos fueron contra equipos que hoy se encuentran en un escalón por encima nuestro, que ya tienen jugadores de 26 a 28 años y ya tienen experiencia en Liga de Honor, pero creo que vamos por buen camino, hicimos buenos partidos y eso es lo más importante.

¿Qué creen que le falta al club para explotar al máximo este deporte?

Adri: A mí me encantaría tener una cancha techada, como si fuera un estadio y creo que lo podríamos compartir con otras disciplinas como el futsal o el vóley. No creo que haya algo más lindo que jugar adentro del club y que la gente te venga a ver. No sé cuánto me queda en el deporte pero ojalá se pueda hacer porque sería algo increíble y yo creo que acercaría todavía más gente al club y más a los deportes de in-door. Es un deseo, es un sueño. Creo que se pueden hacer las cosas, hay ejemplos de otros clubes, mucho más chicos que River, que pudieron lograrlo, pero bueno, no soy quién para hablar de las políticas del club, ni estoy tan interiorizado en el tema, pero como jugador, me encantaría que se cumpla eso.

Después el tema de los árbitros. Este es un deporte amateur, entonces los únicos que cobran son los árbitros, que no son profesionales del deporte y están dirigiendo a chicos que aunque sean amateur, entrenan hasta 6 veces por semana para jugar un partido el sábado de la mejor manera y si no hay predisposición, conducta y profesionalismo de los árbitros, a veces suceden cosas que complican el partido. Nosotros hemos tenido casos donde creemos que nos han perjudicado, pero bueno… hay que mirar para adelante.

Yo creo que se pueden hacer un montón de cosas, pero es una decisión del club.

 

 

Edición Nº 526