Todos conocemos el famoso libro de los Récords Guinness. Una de sus categorías es “Mayor Coleccionista de Camisetas de un Solo Equipo”. No nos resulta extraño entonces, que la persona que alcanzó por primera vez este reconocimiento, sea hincha de River: Dan Goldfarb tiene en la actualidad 430 camisetas del “Más Grande” y las guarda en un cuarto especial de su casa, armada especialmente para eso.

Lo entrevistamos y nos contó cómo empezó su colección y cómo hizo para conseguir el récord.

¿Cuándo empezaste a coleccionar camisetas?

Empecé a coleccionar camisetas en el año 2009/2010. Había salido una camiseta de River color negra que me gustaba mucho y, como vivo en Miami, no la podía comprar acá, y cuando fui a Argentina me dijeron que ya estaba fuera de circulación. Alguien me recomendó que la comprara por Mercado Libre; ahí empecé a ver que vendían un montón de camisetas de River antiguas. En ese momento compré la camiseta que estaba buscando y otras que me gustaron, algunas de cuando era chico y diferentes cosas. Nunca me imaginé que iba a llegar a esto.

Mi idea, en un principio, era comprar las camisetas que me gustaban, para usarlas y en un momento dije: “no las uso y las colecciono”.

¿Cuál fue la primera que tuviste?

La primera remera que tuve en la colección fue una negra, Petrobras, con Poker Star en las mangas, año 2009. Yo ya tenía otras camisetas, pero eran para usar; la primera que recuerdo haber tenido, lamentablemente no la tengo más: era de piqué, del año 1975 y la había heredado de un primo.

¿Cuál es la más antigua?

Una camiseta tricolor St. Margaret de los años 20’.

¿Cuál fue la más difícil de conseguir?

La camiseta más difícil de conseguir, es una que usó el “Negro” Ortiz, en un partido que River jugó contra el PSV y no tenía camiseta suplente. En 1980, el Millo fue invitado a jugar el torneo Joan Gamper; este partido en particular se realizó en el Estadio del Barcelona. Ambos equipos tenían remera blanca, entonces el Barꞔa le presta a River, una remera amarilla con una franja bordó y azul en el medio.

¿Cuál es la que más te gusta?

La remera que más me gusta es una de 1986, que tiene el leoncito, pero la versión suplente, con tres rallas blancas y el Fate en negro, porque hay una que tiene el Fate en blanco. Vi una sola foto, de un solo partido donde River usa esa remera.

¿Cómo fue el proceso para que Guinness te reconociera el récord?

Para que el Guinness me reconociera el récord, lo que pasó fue que, hace más o menos un año y medio, hablando con otro coleccionista sobre las remeras que teníamos, me pregunta cuántas tenía; en ese momento debería tener trescientas y pico. Y me dice: “deberías hablar con Guinness por el récord de camisetas de un solo equipo”. Investigué y esa categoría no existía, entonces, les escribí y me dijeron que iban a debatir porque les interesaba crearla. Seis meses después me explicaron las condiciones para obtener el récord: fotos de todas las camisetas, eventos donde hayas participado mostrándolas, que una autoridad de tu ciudad, (en mi caso fue Gabriel Groisman, el alcalde de Bal Harbour, Florida), un abogado y un policía, cuenten las camisetas y firmen un papel oficial de Guinness certificando la cantidad. Todo este proceso debía ser filmado. Junté todo lo necesario y lo mandé. Ellos analizaron las pruebas y a los ocho o nueve meses me volvieron a contactar pidiéndome más fotos y que uno de los testigos ampliara su testimonio con un par más de detalles que para ellos no estaban claros. A los dos o tres meses, me vuelven a escribir para decirme que me habían dado el récord y me iban a mandar un diploma para mí y otro para cada uno de los que contaron las camisetas.

¿Qué fue lo más loco que hiciste para conseguir una camiseta?

No hice nada muy loco para conseguir una camiseta. Lo que hago es hablar con mucha gente, a veces con personas muy mayores que guarda las camisetas con mucho sentimiento porque fueron de sus padres o sus abuelos. Yo tengo camisetas que tienen casi 100 años que pasaron por dos generaciones. Mucha gente me las da y me dice:” Las doy porque quiero que las tenga alguien que las valora, que las va a cuidar”. También contacté gente en Europa que vendía camisetas.

Una anécdota… un señor mayor me dijo que la esposa le tiraba las camisetas cada vez que él salía a la calle, porque decía que eran viejas. Me las vendió para que no se pierdan porque él las tenía hace muchos años.

¿Hay alguna camiseta que tenga alguna peculiaridad especial?

Cuando tenía más o menos 11 años, me hicieron pasar al vestuario, a la zona mixta y vi a los jugadores y les hice firmar una camiseta. En ese momento yo no sabía nada de camisetas, entonces llevé una que no era original ¡¡y se las hice firmar!! Es la única camiseta trucha que guardo, aunque no la cuento como parte de la colección. La miro y no puedo creer lo jugadores que la firmaron. Hice lo más difícil que era conseguir el acceso a la zona mixta y llevé una camiseta trucha… ¿Cómo nadie me avisó que tenía que llevar una original para que valorice? Pero bueno… son cosas de chicos.

Si estás interesado en conocer más sobre camisetas del Millo, seguí a Dan en sus redes:
YouTube: @millonariocamisetas; Facebook: millonario en camisetas river; Instagram: millonariocamisetas.

Edición Nº 575